El fútbol en Estados Unidos: Una pasión ajena

Use your ← → (arrow) keys to browse more stories
El fútbol en Estados Unidos: Una pasión ajena
Yo vivo en Estados Unidos. Aquí es donde elegí construir una familia y hacer mi vida. Es la tierra de mi esposa y el lugar que mi primer hijo llamará su casa.

Hace cinco años vine con la idea de estudiar y volver a Chile pero como todo en la vida, yo propuse y ésta misma se encargó de disponer. Mary (mi esposa) apareció para dar vuelta mi planes y cambiar mi futuro. No hubo regreso a Sudamérica.

Es aquí también donde el fútbol es soccer y para mi pesar, no es más que un pasatiempo, un simple juego de once contra once. Un arquero que ocupa las manos y el resto que patea y trata de meter la pelota en el arco. Muy sencillo, básico, elemental. El fútbol, como lo conozco; parte central de la cultura, de la conversación cotidiana, del día a día, sencillamente no existe.

No hay niños en las calles jugando hasta que se va la luz del sol. No hay barro ni barrio. Las canchas de los parques, cual alfombra verde, viven el más cruel de los abandonos. Muy pocos regalan pelotas y camisetas para la Navidad. La final de la Uefa, la Libertadores o la Copa del Mundo aquí importan muy poco. Partidos de la selección? Muchas veces ni siquiera los pasan por la tele.

En Estados Unidos lo que se juega y de verdad importa son el baseball, el basketball y el football Americano. Y son estos deportes los que acaparan portadas de diarios y revistas, horas y más horas de TV.

Anoche, mientras conversaba con unos amigos Americanos y me decían: 'Come on, man, you can't compare soccer with baseball. Baseball is way more interesting, harder and physically demanding', me terminé de convencer que el fútbol en este país nunca será lo que es en el resto del mundo. Si en esta sociedad son capaces de pensar que el baseball es mas difícil de jugar, requiere una mayor capacidad física y es además, mas interesante, no hay batalla que valga la pena. La guerra se perdió hace rato. Y por goleada.

Eso no quiere decir que no crea en algunos intentos como la Major League Soccer, por ejemplo. Para nada. De hecho, creo que en los últimos dos años la liga creció y generó más atención que en toda su historia y sin duda, ayudó a promover al futbol en el país. La llegada del "Muñeco" Gallardo, el "Piojo" López, Guillermo Barros Schelotto, Cuauhtémoc Blanco y por supuesto, David Beckham, finalmente lograron levantar el nivel y están dando paso a un fútbol que empieza a valer la pena mirar y que mejora a diario.

Sin embargo, esto no es suficiente como para reivindicar al fútbol entre el Americano común y corriente. La incredulidad y el escepticismo del hombre nacido y criado en esta tierra son todavía más fuertes que los intentos.

En Estados Unidos aquellos que amamos y entendemos de fútbol, siempre seremos bichos raros. Nuestro fútbol será tan incomprendido como muchas otras cosas que nos identifican. No tendremos cabida en las noticias o el horario estelar. Mucho menos en la página central de los diarios.

Entonces, qué podemos hacer? Francamente, no mucho. Es mejor que dejemos que el país disfrute del baseball y de los playoffs de la NBA y la Serie Mundial o el Super Bowl. Nada puede hacer cambiar las tradiciones de un país. Ni siquiera nuestro bendito y sagrado fútbol.

Ellos seguirán generación tras generación no entendiendo y llamando indiferentemente "soccer" a lo que nosotros y nuestros hijos y los hijos de nuestros hijos llamarán, con un sentimiento de pasión profunda y muchas veces inexplicable, simplemente fútbol.

Load More Stories

Out of Bounds

Los Angeles Galaxy

Subscribe Now

We will never share your email address

Thanks for signing up.